Niños y niñas, los olvidados en la prevención de la violencia y el sistema de justicia

Los hijos e hijas de personas en prisión representan una población totalmente olvidada, con necesidades económicas y psicosociales que son prácticamente ignoradas por las instituciones procuradoras de justicia, la administración penitenciaria y la sociedad en general.
Por Institución Renace

“Llevo casi 11 años encerrado y nunca estuve tan cerca de Kaleb como ahora; Renace Niños nos ha ayudado a mi esposa y a mí para saber cómo tratar, conversar con un niño que no sabe cuándo va a estar con su papá”, cuenta Daniel, quien cumple su condena en el Centro de Reinserción Social de Apodaca, en Nuevo León.

Cuando una madre o padre ingresa a prisión, la libertad de sus hijas e hijos también se ve coartada. Las niñas y niños están privados de muchas cosas a las que la población en general sí tiene acceso, como el convivir diariamente con su madre o padre. Son discriminados por la situación en la que viven y suelen presentar episodios de frustración y depresión.

Tras años de trabajar en el acercamiento de la justicia para las mujeres y hombres en prisión, para Renace resultó evidente que una atención verdaderamente integral tenía que tener en cuenta a sus familiares, especialmente a sus hijos.

Es en 2015 cuando surge Renace Niños, el primer y único proyecto a nivel nacional cuyo objetivo es contrarrestar los efectos negativos que representa para los niños y niñas el tener a su padre o madre en prisión, reforzando sus vínculos afectivos y dándoles herramientas para sobrellevar la situación.

Los hijos e hijas de personas en prisión representan una población totalmente olvidada, con necesidades económicas y psicosociales que son prácticamente ignoradas por las instituciones procuradoras de justicia, la administración penitenciaria y la sociedad en general.

Estos niños y niñas son vulnerables a sufrir una serie de carencias y problemáticas derivados de la ausencia de su referente adulto que se encuentra en prisión. La sensación de abandono de su padre o madre puede tener para ellos consecuencias como un desarrollo psicosocial inadecuado, sensaciones de angustia o estrés, baja autoestima, o problemas de comportamiento y aprovechamiento académico, que a largo plazo puede traer como consecuencia la deserción escolar.

Asimismo, son propensos a sufrir algún tipo de discriminación por la situación de su familiar. Todo esto tiene un alto impacto negativo en las relaciones afectivas de los niños y niñas con su padre o madre en prisión, además de trastocar todas las dinámicas dentro de su núcleo familiar.

Por ello, desde el 2015 al 2017, Renace Niños atendió a hijos e hijas de mujeres en prisión, dándole especial relevancia al papel que la maternidad juega en sus vidas.

Gracias a nuestro trabajo con mujeres en situación de prisión, identificamos que la maternidad y las relaciones familiares son una de sus principales preocupaciones. Más del 70% de la población en reclusión tiene a personas dependientes de ellas y en el caso de las mujeres reclusas, la cifra asciende al 90%.

Posteriormente, en 2017, Renace Niños extendió su campo de acción a los hijos e hijas de hombres en situación de cárcel y así ha continuado desde entonces.

El proyecto trabaja por “generaciones”; cada generación tiene una duración de dos años. Durante el primero, el niño o niña con padre o madre en prisión asistirá a sesiones de manera mensual, mientras que durante el segundo año, asistirán con nosotros trimestralmente a manera de seguimiento.

En la primera generación, de 2015 a 2016, se atendieron a 17 niñas y niños; en la segunda generación, se atendieron a 19. De 2017 a 2018, la tercera generación, se le brindó atención a 51 infantes.

Actualmente, Renace Niños atiende a su cuarta generación, que inició el pasado septiembre de 2018, a 48 niñas y niños.

La misión de Renace siempre ha sido dar apoyo y acercamiento a la justicia a aquellos sectores de la sociedad con mayor necesidad, por lo que nuestra intervención está dirigida a familias pertenecientes a niveles socioeconómicos bajos y medio bajos. Para determinar el nivel socioeconómico en el que se encuentra cada familia, el equipo de Trabajo Social realiza una evaluación en la que se toman en cuenta sus ingresos y egresos, las actividades productivas a las que se dedican sus miembros y las condiciones del hogar en el que viven.

En cada generación, se realizan evaluaciones psicológicas a las niñas y niños beneficiarios. Con los datos, se realizó un análisis general para saber qué ámbitos de la vida del menor eran los más afectados.

El aspecto en el que mayor número de menores presentaba conflicto era en el económico esto es porque la mayoría de la población pertenece a un sector socioeconómico muy bajo y en algunos casos llega a ser extremo.

El siguiente con más menores afectados es el emocional; esto es más evidente en los menores que tienen a su madre en prisión, muchos de ellos eran muy apegados a ellas, por lo que la separación significó un golpe muy fuerte. El aspecto emocional va muy ligado al conductual, ya que la expresión de las emociones negativas suele desencadenar que el menor tenga comportamientos inadecuados. La mala conducta también repercute en el ámbito educativo, ya que algunos pueden presentar problemas de agresividad y tener conflictos con sus iguales o con profesores; de igual forma, tiene consecuencias con la familia, pues algunos se muestran desafiantes con su tutor y con sus hermanos, generando un ambiente familiar tenso.

Durante las sesiones mensuales, las niñas y niños aprenden que el enojo, la frustración, la tristeza y todo lo que llegan a sentir por tener lejos a su madre o padre es normal; sin embargo, también obtienen las herramientas para canalizar de una manera asertiva esos sentimientos, así como a comunicarlos oportunamente para obtener el apoyo necesario.

Las niñas y niños deben dejar de ser unos olvidados en el tema de la prevención de la violencia y del sistema de justicia. Solamente así se podrá romper el ciclo y lograr más casos como el de Daniel y su hijo Kaleb.

Originalmente en: https://www.animalpolitico.com/blog-invitado/ninos-y-ninas-los-olvidados-en-la-prevencion-de-la-violencia-y-el-sistema-de-justicia/

La reinserción social en Nuevo León

Por Martín Carlos Sánchez Bocanegra / Director General de Institución Renace A.B.P.

En Renace cumplimos 25 años brindando acceso a la justicia a las personas que se encuentra en prisión. Es a partir de la atención de las y los beneficiarios que hemos identificado la urgencia que Nuevo León tiene para implementar proyectos de reinserción social que coadyuve a poner fin a la violencia e inseguridad.

Es importante tocar este tema considerando la realidad del Sistema Penitenciario Mexicano. Cuando una persona sentenciada ingresa a prisión sabe que lo que vivirá adentro serán violaciones sistemáticas a sus derechos humanos y su familia tendrá que desembolsar semanalmente una gran cantidad de dinero para su supervivencia. A pesar de la entrada en vigor de la Ley Nacional de Ejecución Penal, poco se ha hecho para atender la problemática de autogobierno y oportunidades para la reinserción.

Los tratados y organismos internacionales, así como la normativa mexicana mandata que los centros penitenciarios deberán propiciar los medios y herramientas de las personas privadas de la libertad procurando que no vuelvan a delinquir y su reinserción de manera productiva a la sociedad.

Dejemos atrás las soluciones reactivas y parciales que no resuelven de fondo el problema.

Ante la oportunidad única en la historia del sistema penitenciario en Nuevo León, se deben de plantear estrategias que permitan la ejecución de penas de acuerdo a las particularidades de la población de los centros de internamiento. Porque no se puede hablar de reinserción si no se tiene el control de los penales, no se puede hablar de control de los penales sin justicia. El Estado debe de asegurarse que las personas en prisión no vuelvan a cometer delitos y para ello debe de implementarse de manera paralela planes de seguridad y de reinserción.

Partiendo del respeto a la normativa nacional y estatal realicemos esfuerzos en conjunto para que la justicia prevalezca y las prisiones ya no sean un espacio donde se perpetúa la impunidad.

 

Originalmente en: https://dominiomedios.com/la-reinsercion-social-en-nuevo-leon/

Justicia para todas y todos

Por Martín Carlos Sánchez Bocanegra / Director General de Institución Renace A.B.P.

En Renace cumplimos 25 años de trabajo, lucha y esfuerzo por los derechos humanos de personas en situación de vulnerabilidad que atraviesan por un difícil proceso penal.

Desde el primer día nos propusimos a facilitar el acceso a la justicia a aquellas personas que, por carencia de recursos, sufrían alguna injusticia. Comenzamos con la labor exclusiva de recuperar la libertad de personas que vivían una injusticia, pero pronto nos dimos cuenta de que, si queríamos construir una sociedad más justa, debíamos tomar un compromiso mayor.

En el trayecto por fortalecer la justicia y la reinserción social, hemos aprendido que construir una sociedad con paz requiere transformaciones sociales. Es por ello, que en Renace hemos pasado por un proceso de fortalecimiento institucional, precisamente para garantizar que cada servicio que brindemos tenga como fin la transformación social.

Nos da mucho gusto compartir que este esfuerzo ha sido galardonado con el Premio Nacional Monte de Piedad al Desarrollo Sostenible 2019, pero más gusto nos da celebrar las miles de historias de éxito de nuestros beneficiarios y sus familias, la creciente cooperación con diferentes sectores de la sociedad y la disposición de cada vez más gente, para fortalecer la justicia en nuestro Estado y en nuestro país.

Garantizar sociedades con seguridad y justicia requiere no solo cambio de conductas personales, sino transformaciones institucionales y sociales y, este Premio también nos motiva a continuar firmes en nuestro trabajo de Incidencia Pública para defender los derechos humanos e impulsar las políticas públicas necesarias.

Agradezco nuevamente a la institución por el acompañamiento que ha realizado a nuestra organización, por las capacidades transferidas en el proceso de fortalecimiento institucional, y por este Premio que hoy recibimos. Para nosotros es un honor ser aliados de la transformación social y poder rendir cuentas de los resultados e impactos de nuestra colaboración. Sin duda alguna esto reafirma nuestro compromiso por trabajar en el acceso a la justicia para todas y todos.

 

Originalmente en: https://dominiomedios.com/justicia-para-todas-y-todos/

La solución está en la operación de la justicia

Por Martín Carlos Sánchez Bocanegra / Director General de Institución Renace A.B.P.

Los problemas del Sistema de Justicia son de naturaleza operativa. Con la reforma constitucional del 2008, donde transitamos de un sistema mixto a uno acusatorio y la posterior homologación de las leyes secundarias, se pensó que el trabajo ya estaba terminado.

En Renace, hemos trabajado como gestores de enlace entre las distintas instituciones encargadas de procurar e impartir justicia de Nuevo León para coadyuvar en el acceso a la justicia eficaz e integral a víctimas e imputados. Si bien, hemos logrado la coordinación entre actores para acelerar los procesos penales, se debe diseñar el plan de persecución penal con presupuesto etiquetado con miras a lograr su correcto funcionamiento.

En esa misma línea cabe aclarar que los problemas sistémicos de la justicia en el país no se resuelven mediante reformas legislativas, como las que han impulsado Andrés Manuel López Obrador, MORENA y varios sectores empresariales, concretamente con el aumento del catálogo de delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa. La llamada “puerta giratoria” se termina a través de estrategias integrales basadas en evidencia donde los actores suman para poner fin a la estructura delictiva.

Nos encontramos en medio de una oleada de contra-reformas que van en contra de lo que marcan tratados internacionales en materia de derechos humanos y los principios del sistema acusatorio. Es sumamente lamentable que esto suceda ya que lo único que genera es que personas de bajos recursos terminen injustamente encarceladas, propiciando la sobrepoblación penitenciaria y aumentando los delitos cometidos desde los penales.

Para las organizaciones civiles que trabajamos todos los días con la problemática significa un reto mayúsculo, pero necesario para poner fin a la violencia y recuperar la paz. Queda entonces incidir desde nuestra experiencia y resultados para demostrar que otra justicia es posible.

Originalmente en: https://dominiomedios.com/la-solucion-esta-en-la-operacion-de-la-justicia/

La independencia del Poder Judicial en NL

Por Martín Carlos Sánchez Bocanegra / Director General de Institución Renace A.B.P.

En Renace acompañamos el cambio normativo del sistema penal acusatorio en el país y la consolidación operativa en Nuevo León. En el trayecto por brindar acceso a la justicia con apego a derechos humanos, hemos encontrado aliados importantes como es el Poder Judicial, columna importante del Estado en el cumplimiento de la ley y la fortaleza de la democracia.

Los proyectos que hemos desarrollado con el Poder Judicial van desde coordinación para recuperar la libertad de personas en prisión que cumplen lo que marca la ley para retornar a sus hogares y vinculación con adolescentes en conflicto con la ley para prevenir la violencia; además hemos innovado en prácticas para acelerar los procesos penales que permitan reducir el rezago judicial por medio de la coordinación con actores gubernamentales, organizaciones civiles y empresas, entre otras actividades.

Es por ello que surge la alta preocupación por el proceso de selección de cuatro Magistrados del Tribunal Superior de Justicia etapa que ya está por terminar.

Organismos Internacionales, como la Fundación del Debido Proceso, han desarrollo propuestas de incidencia en este tema. Han desarrollado los siguientes elementos para garantizar la idoneidad de los integrantes de altas cortes: independencia e imparcialidad, honorabilidad y una historia de conducta intachable, conocimiento legal importante, habilidad analítica y capacidad de expresión oral y escrita, compromiso con la institucionalidad del poder judicial, con la protección de los derechos humanos, los valores democráticos y la transparencia, capacidad para entender las consecuencias sociales y jurídicas de las decisiones tomadas y para mantener un balance adecuado entre mantener un alto ritmo de productividad, la calidad de la decisión jurídica y la profundidad de la consideración del caso.

Las autoridades involucradas en este proceso tienen un compromiso importante para que las personas que vayan a ser elegidas cumplan con su deber de sostener la autonomía e independencia que le dé certeza a los ciudadanos de que sus casos serán debidamente resueltos con estricto apego a derechos humanos. La apertura democrática que se ha dado a esta Institución se realizó en función de ciudadanizar y servir mejor a los habitantes de la entidad, no en ajustarse a objetivos particulares, ni partidistas.

Originalmente en: https://dominiomedios.com/la-independencia-del-poder-judicial-en-nl/